Lun. Ene 25, 2021

Latino News

Noticias de Hazleton y el mundo

Fundado el 20 de mayo de 2013

El petróleo de Texas abre con una bajada del 0,56 %, hasta 39,07 dólares

(EFE/BAGUS INDAHONO/ARCHIVO)

El precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) abrió este miércoles con una bajada del 0,56 %, hasta 39,07 dólares el barril, con una continuada preocupación sobre los niveles de demanda de crudo como consecuencia de la pandemia del coronavirus.

A las 09.05 hora local (13.05 GMT), los contratos futuros del WTI para entrega en noviembre perdían 22 centavos respecto a la sesión previa del martes.

El crudo de referencia en Estados Unidos continuaba este miércoles a la baja tras el fuerte retroceso del día anterior, cuando cayo un 3,2 % por la preocupación en torno al aumento de casos de COVID-19 en todo el mundo y su impacto sobre la demanda de petróleo.

‘En medio del aumento de infecciones y la segunda ola de la COVID-19, pensando en las restricciones que están volviendo a establecerse y en las que vienen, los operadores ven frágil la demanda’, señaló en una nota la analista Paola Rodríguez-Masiu, de la firma Rystad Energy.

Según Rodríguez-Masiu, la recuperación económica que comenzó en meses anteriores se ha frenado en algunos lugares y ello puede afectar directamente al consumo petrolero, lo que invita a pensar en que los precios continuarán bajos.

Entre otras cosas, muchos expertos destacan cómo la reducida actividad en el sector aéreo está pesando de forma muy importante.

Además, mientras la demanda de crudo se mantiene limitada, el suministro está aumentando, pues los países de la OPEP y sus aliados han apostado por no modificar los recortes ya anunciados y se está recuperando la producción en Libia.

Aunque los últimos datos de reservas en Estados Unidos muestran un descenso de inventarios, lo que habitualmente hace subir el precio del crudo, los inversores parecieron ignorarlo en esta ocasión.

Rodríguez-Masiu apuntó a que la modesta bajada apunta sobre todo a la ralentización de la producción en refinerías estadounidenses, que aprovechan esta época para hacer paradas de mantenimiento y que, en algunos casos, se han visto afectadas por la temporada de huracanes.