Vie. Ene 15, 2021

Latino News

Noticias de Hazleton y el mundo

Fundado el 20 de mayo de 2013

El fantasma de una nueva crisis fronteriza pone en aprietos el plan de Biden de deshacer la política migratoria de Trump

Fuente Externa

La política migratoria de ‘tolerancia cero’ de Donald Trump ha sido construida sobre la base de poco más de 400 órdenes ejecutivas y memorandos que buscaron sustituir reglamentos y protocolos para cercar y perseguir la inmigración indocumentada y restringir la inmigración legal.

El presidente electo, Joe Biden, ha prometido, revertir los pasos dados por Trump desde el primer día en la Casa Blanca, el 20 de enero próximo. Pero, de hacerlo como muchos piensan, anulando decretos, puede poner su plan en aprietos y enfrentarse a desafíos que sobrepasen la capacidad de respuesta de su gobierno.

La nueva administración, que aún debe ser certificada, heredará un sistema de aplicación de la ley de inmigración severamente cuestionado ante los tribunales de justicia y la opinión pública. También una Corte de Inmigración que acumula más de 1.2 millones de casos y con la mayoría de esos procesos a media máquina debido a las restricciones sanitarias por la pandemia del coronavirus.

Y a esto se suma “una fuerza laboral desmoralizada en el Departamento de Seguridad Nacional (DHS), donde la inestabilidad del liderazgo y el caos administrativo han sido firmas del mandato de Trump”, de acuerdo con un reporte del diario The Washington Post.

Una situación migratoria difícil en la frontera

Uno de los mayores retos que deberá enfrentar Biden será la crisis humanitaria que se vive en la frontera con México, donde aguardan miles de inmigrantes, la mayoría centroamericanos, que desde enero de 2019 fueron devueltos a ese país tras pedir asilo en Estados Unidos.

Conocido bajo el nombre de Programa de Protección al Migrante (MPP, por su sigla en inglés), fue creado por el gobierno de Trump tras la negativa de México de convertirse en un ‘tercer país seguro’, una condición que hasta ese momento solo garantizaba Canadá.

Con los MPP, el gobierno redujo los beneficios del programa de asilo y, entre otras cosas, otorgó poderes extraordinarios a los agentes de la Patrulla Fronteriza (CBP) para que determinaran la existencia de miedo creíble. Con ello regresó a los solicitantes de asilo a territorio mexicano para que esperen a ser llamados a una audiencia ante un juez, la que puede demorar meses, incluso años, debido a los atrasos causados por el atasco en los tribunales y la suspensión de juicios por la pandemia.

Los inmigrantes que aguardan por sus casos lo hacen en tiendas de campaña que se asemejan a campos de refugiados. Y, muchos de esos campamentos, fueron erigidos en algunas de las zonas más peligrosas del mundo.

Jorge Cancino / Univision noticias