Vie. Jun 18, 2021

Latino News

Noticias de Hazleton y el mundo

Fundado el 20 de mayo de 2013

Israel “en peligro” de tener Gobierno izquierdista, según Netanyahu

Israel "en peligro" de tener Gobierno izquierdista, según Netanyahu

TEL AVIV, Israel.- El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, acusado de corrupto, condenó la decisión del ultranacionalista Naftali Benet de formar Gobierno con el opositor centrista Yair Lapid, le acusó de “traicionar” a la mayoría de ciudadanos que votaron por partidos de derecha y alertó del “peligro” de un Ejecutivo izquierdista.

“En lugar de crear un Gobierno de izquierdas peligroso”, cuando este miércoles finalice el mandato de Lapid para formar una coalición, “podríamos conformar un Ejecutivo de derechas” con rotación en la jefatura de Gobierno junto al mismo Benet y el derechista Guidéon Saar, manifestó Netanyahu, reiterando la misma oferta realizada esta mañana y que ya fue rechazada por el político ultranacionalista.

“Esto es muy poco convencional y bastante retorcido, pero la posibilidad de un gobierno de izquierda es aún peor”, aseveró Netanyahu, quien insistió en que una mayoría de israelíes votaron por un gobierno de derechas porque es “lo mejor para la seguridad y el futuro de Israel”.

Las declaraciones del actual primer ministro se produjeron pocos minutos después de la comparecencia de Benet, quien anunció su decisión de crear “un Gobierno de unidad” en Israel con el bloque opositor que lidera Lapid, lo que podría desbancar a Netanyahu del poder tras doce años seguidos.

Después de que Israel haya celebrado cuatro comicios en dos años, que han conducido a un bloqueo político, Benet señaló que los únicos escenarios posibles son “unas quintas elecciones” o “un Ejecutivo de unidad nacional” que lo evite, tras la incapacidad de Netanyahu de lograr el apoyo de una mayoría de 61 diputados.

Benet -cuyo partido, Yemina, cuenta con 7 cruciales escaños- rechazó de nuevo hoy mismo formar una coalición de derechas liderada por Netanyahu, que lleva más de una década en el poder en Israel y que enfrenta varios casos por corrupción.

Netanyahu acusó a Benet de cometer el “fraude del siglo” al traicionar a los casi dos millones de israelíes que votaron por partidos de derecha -un millón lo hizo por el Likud liderado por el primer ministro- porque “lo único que quiere es convertirse él en primer ministro”.

Según Netanyahu, durante la campaña electoral “Benet prometió a sus votantes que no formaría coalición con el centrista Lapid ni bajo la fórmula de un gobierno rotatorio”, pero hoy ha anunciado justo lo contrario en base a “las mismas mentiras y palabras vacías sobre odio y división”.

La decisión de Benet se produce a tres días de expirar el plazo de Lapid para crear Gobierno. El partido de este último, Yesh Atid, fue el segundo más votado (17 diputados) tras el Likud de Netanyahu (30) en los comicios generales del pasado 23 de marzo.

Lapid tiene el mandato de formar gobierno tras el fracaso de Netantayu, el primero que recibió ese encargo del presidente Reuvén Rivlin, al ser su partido Likud el más votado; aunque el bloque del cambio -como se hacen llamar- todavía no tiene apoyos suficientes para formar un Ejecutivo, para lo que necesitaría el respaldo de la Lista Unida o del islamista Raam, ambos partidos árabes.

Lapid encabezaría un amplio bloque de partidos de gran diversidad ideológica -desde la izquierda hasta la extrema derecha- cuyo único elemento de unión es su firme oposición al actual primer ministro de Israel.

Una coalición que podría desbancar a Netanyahu

Israel está más cerca de la formación de un amplio Ejecutivo de coalición que podría desbancar del poder al actual primer ministro, Benjamín Netanyahu, tras el anuncio hoy del ultraderechista religioso Naftali Benet de que intentará crear un “Gobierno de unidad” con el centrista y líder del bloque opositor Yair Lapid.

Benet, actor clave que con sus 7 escaños, podía ayudar a decantar la balanza a favor del conglomerado derechista y religioso que encabeza Netanyahu o de la amplia amalgama de partidos opositores, dio esta tarde un paso firme al comprometerse a establecer coalición con Lapid, actual encargado de formar Gobierno en Israel tras haber recibido la tarea de parte del presidente el pasado cinco de mayo.

“En este momento decisivo, debemos asumir responsabilidades. Pretendo hacer todo lo que está en mi poder para formar un gobierno de unidad nacional con mi amigo Yair Lapid que devuelva el país a la senda correcta”, anunció Benet en un discurso televisado esta tarde, donde apeló al sentido de la responsabilidad para sacar Israel de su largo bloqueo político.

NETANYAHU, CADA VEZ CON MENOS OPCIONES

Después de que el país se viera abocado a cuatro comicios en solo dos años -los últimos en marzo- sin lograr hasta ahora una clara mayoría y tras el fracaso de Netanyahu para formar un gobierno de derechas, Benet aseguró que los únicos escenarios posibles son “unas quintas elecciones” o crear “un Ejecutivo de unidad nacional” que lo evite.

Con todo, su paso, aunque no significa aún la materialización definitiva de un Gobierno anti-Netanyahu, acorrala aún más al actual primer ministro y le resta opciones para revalidar el cargo, tras haberlo ostentado de manera seguida durante los últimos 12 años.

Netanyahu, imputado con cargos de corrupción en tres casos distintos, reaccionó rápidamente al anuncio de Benet acusándole de “traición” a los votantes derechistas, alertó ante “el peligro” de un “Ejecutivo izquierdista” para “la seguridad y futuro de Israel” e instó a hacer un último intento para alcanzar un Gobierno de derechas.

Netanyahu acusó a Benet de cometer el “fraude del siglo” al traicionar a los casi dos millones de israelíes que votaron por partidos de derecha porque “lo único que quiere es convertirse él en primer ministro”.

De hecho, al frente de la formación Yamina, Benet -antiguo protegido y ministro de Netanyahu- representa una corriente ultranacionalista y derechista, favorable a la colonización de los territorios palestinos ocupados, y ultraliberal en lo económico, una ideología de difícil encaje con la de otros partidos necesarios en la autodenominada “coalición de cambio”, algunos árabes.

LAPID Y BENET RETOMAN NEGOCIACIONES

Tras el anuncio de Benet, los equipos negociadores de Yamina y Yesh Atid -el partido de Lapid- se pusieron de nuevo manos a la obra y retomaron negociaciones para encarrilar el Ejecutivo, informó un portavoz del líder centrista.

Según informaron hoy medios locales, Benet y Lapid estarían negociando un Ejecutivo de alternancia en la jefatura de Gobierno: el primero ostentaría el cargo de primer ministro los primeros dos años y el centrista le sucedería los dos siguientes.

Lapid tiene de plazo hasta el próximo 2 de junio para comunicar al presidente israelí, Reuvén Rivlin, si consiguió entablar una coalición de gobierno que todavía no está asegurada.

Tras los comicios de marzo, Netanyahu -cuyo partido Likud fue la primera fuerza con 30 escaños- recibió en primer lugar el encargo de conformar Ejecutivo, pero no lo consiguió y Rivlin trasladó la tarea a Lapid.

Con el respaldo de Benet, y dependiendo también de si todos los diputados de Yamina apoyan un Gobierno con el bloque anti-Netanyahu, el centrista tendría ahora unos 58 escaños, pero le faltarían tres para una mayoría de 61 escaños en un Parlamento (Knéset) de 120.

BLOQUE CON GRAN DIVERSIDAD IDEOLÓGICA

Lapid lidera un amplio bloque de partidos de gran diversidad ideológica -desde la izquierda hasta la extrema derecha-, incluso antitético, cuyo único elemento de unión es su oposición a Netanyahu.

A estas alturas, para llegar a una mayoría, debería conseguir también el respaldo directo o externo de la Lista Unida (6 diputados) o del islamista Raam, ambos partidos árabes.

Esto sería un paso sin precedentes en Israel, y es que formaciones árabes-israelíes que representan a comunidades de origen palestino del país no apoyaron antes a Gabinetes integrados por partidos derechistas y marcados a menudo por una narrativa anti-árabe.

En esta línea también figura Avigdor Lieberman, líder del partido ultraderechista Israel Nuestro Hogar, que sería otra de las piezas claves en un Ejecutivo unitario donde deberían compartir el poder con partidos de tendencia de centro-izquierda o pacifista como son el Partido Laborista y Meretz.

Ante todo, lo sucedido hoy parece marcar otro paso para acabar con la larga era de Netanyahu, el primer ministro más longevo de la historia de Israel con quince años acumulados en el poder (1996-1999 y 2009-2021).

Sin embargo, acostumbrados a las maniobras que suelen marcar y desestabilizar la política israelí en el último momento, hay quién no descarta que Netanyahu pueda seducir a tránsfugas de los partidos derechistas del bloque opositor para forzar el apoyo de Benet a su favor, algo que el actual primer ministro insinuó esta tarde en modo de advertencia. EFE