Jue. Nov 26, 2020

Latino News

Noticias de Hazleton y el mundo

Fundado el 20 de mayo de 2013

Senado de EEUU inicia el proceso de confirmación de la nominada por Trump a la Corte Suprema

Foto: Fuente Externa

El Senado de EEUU inicia el proceso de confirmación de la nominada por Trump a la Corte Suprema Amy Coney Barrett, a pesar de la oposición de los demócratas, que sin embargo tienen pocas herramientas para evitar su confirmación antes de las elecciones del 3 de noviembre.

La magistrada conservadora de 48 años fue seleccionada el 26 de septiembre por el presidente republicano para suceder al ícono feminista y progresista Ruth Bader Ginsburg, falledida ocho días antes de cáncer.

Conforme la Constitución, ella debe obtener el aval del Senado para entrar al templo del derecho estadounidense, donde ya cinco de los nueve miembros son jueces conservadores.

Los demócratas y su candidato, Joe Biden, reclaman esperar el veredicto de las urnas antes de buscar llenar ese puesto, designado de por vida y extremadamente influyente, pero Trump quiere avanzar lo más rápidamente posible para satisfacer a los electores de la derecha religiosa.

Barrett es de por sí bien vista en los círculos cristianos tradicionales, con los que comparte valores, empezando por una oposición declarada al aborto y una adhesión al concepto de pareja como la unión “de un hombre y una mujer”, según una carta enviada al papa en 2015

Católica practicante, madre de siete hijos, incluidos dos adoptados de Haití y un pequeño con síndrome de Down, en algún momento declaró tener por “causa” servir al “reino de Dios”.

Su pertenencia a un pequeño grupos de católicos, People of Praise, que siguen ritos alejados del canon oficial, es objeto de atención especial en los últimos días.

“Gente de fe”

Pero la magistrada, con una reputación de hacer argumentos jurídicos minuciosamente trabajados, afirma que sabe distinguir sus convicciones personales de su labor como jueza.

Ante los senadores, debería subrayar que se esfuerza siempre por hacer “todo lo posible para llegar al resultado requerido por la ley, cualesquiera que sean mis preferencias personales”.

“Las cortes no están hechas para resolver cada problema o corregir cada error en nuestra vida pública. Las decisiones de política pública (…) deben tomarse por las ramas políticas que son elegidas y rinden cuentas al pueblo”, debería decir en su presentación, publicada por varios medios.

Además del desempeño de Barrett en la audiencia, los observadores también estarán atentos a una integrante en particular de la comisión judicial, encargada del interrogatorio: la senadora Kamala Harris, compañera de fórmula de Biden.

Los defensores de la magistrada consideran que es víctima de hostilidad por su devoción.

“Los ataques permanentes de los demócratas en el Senado y los medios sobre la fe de la jueza Barrett son una vergüenza”, dijo el líder de la mayoría republicana en la Cámara Alta, Mitch McConnell.

“Esperamos que reciba una audiencia justa y que no veamos el tipo de ataques contra su fe cristiana”, apuntó el vicepresidente, Mike Pence, durante su debate con Harris.

En un país donde solo un cuarto de la población se declara atea o sin religión, la senadora demócrata tuvo cuidado de evitar el escollo.

“Joe Biden y yo somos personas de fe y es insultante que se sugiera que podríamos atacar a alguien por su fe”, respondió Harris.

Sin referirse a la magistrada, Harris repitió que era imposible confirmarla luego que “cuatro millones de estadounidenses ya votaron” anticipadamente.

E insistió sobre el hecho de que una Corte Suprema modificada podría anular la emblemática ley de salud del expresidente Barack Obama, que expandió la cobertura de los seguros médicos a millones de personas.

“Traje de astronauta”

A pesar de su oposición a la confirmación de la jueza “ACB”, los demócratas tienen pocos medios para bloquear el proceso.

McConnell controla el calendario y los procedimientos del Senado, y los republicanos tienen una mayoría de 53 escaños de 100 en la Cámara Alta.

Aunque dos de ellos -Lisa Murkowski y Susan Collins- dijeron que no votarían por Barrett antes del 3 de noviembre, los republicanos tienen suficientes votos para dar el visto bueno a la magistrada.

Solo la covid-19 podría perjudiciar el calendario: tres senadores republicanos, Mike Lee, Thom Tillis y Ron Johnson, dieron positivo al virus y están en aislamiento desde hace unos días días.

Los dos primeros, que se sientan en la comisión judicial, podrán participar por videoconferencia en el interrogatorio a Barrett. Pero los tres deberán estar presentes físicamente para el voto en la sesión plenaria, lo que podría representar un potencial problema de seguridad sanitaria.

Prueba de su determinación para lograr esta victoria antes de las elecciones, Johnson se dijo dispuesto a ir al Senado “en traje de astronauta” si fuese necesario.