Mar. May 11, 2021

Latino News

Noticias de Hazleton y el mundo

Fundado el 20 de mayo de 2013

Biden y la justicia racial y climática en América Latina

Biden y la justicia racial y climática en América Latina

Por Luis Gilberto Murillo y Caroline White-Nockleby

En los primeros tres meses, la Administración Biden-Harris ha definido como prioridades clave el avance de la justicia racial, la lucha contra el cambio climático global y la promoción de la paz. Estas prioridades se han ratificado en informes recientes, en particular la Declaración de la Administración Biden-Harris sobre el nuevo marco de política antinarcóticos, la estrategia del Departamento de Estado para el control internacional de estupefacientes y los informes de los países sobre prácticas de derechos humanos en 2020. Todos estos documentos oficiales reflejan promesas convertidas en expectativas concretas frente a la nueva política de Estados Unidos hacia América Latina y el Caribe.

En este contexto es preciso mencionar que en Colombia, como en el resto de América Latina y el Caribe, las comunidades afrodescendientes tienen las tasas más altas de pobreza, el menor nivel educativo y están sub-representadas en las posiciones de liderazgo del Estado.

Las comunidades afrocolombianas han confrontado el marginamiento no solo en las discusiones sobre el propio conflicto y la violencia, sino también en las relacionadas con el desarrollo y las iniciativas de conservación en tiempos de paz. Colombia es el segundo país con mayor biodiversidad del mundo. Sus bosques son sitios vitales para la reducción de dióxido de carbono de la atmósfera: preservarlos es crucial para alcanzar los objetivos de control del calentamiento global y cambio climático.

En la actualidad, la deforestación, debido a actividades tanto ilícitas como algunas lícitas, representa una grave amenaza para la Amazonía y para la región predominantemente afrocolombiana del Pacífico. La respuesta para la protección de estos bosques vitales debe incluir el fortalecimiento de la Ley 70. Esta ley abrió el camino jurídico para la titulación colectiva de estos territorios tradicionales. Con su aprobación en 1993, Colombia se convirtió en el primer país de América Latina y el Caribe en codificar el derecho de un grupo minoritario no indígena a recibir un título colectivo.

La titulación colectiva ha fortalecido la capacidad de las comunidades afrocolombianas para conservar y proteger sus tierras. Múltiples estudios han encontrado que los territorios con títulos colectivos tienen, como promedio, tasas de deforestación más bajas que las tierras individuales y, en algunos casos, que los parques nacionales tradicionales. El fortalecimiento y la financiación de la titulación colectiva definen una ruta prometedora para promover no solamente la paz y el bienestar, sino también los objetivos climáticos y de conservación.

En Colombia, como en todo el mundo, la justicia racial, la paz, la acción climática y la conservación de la biodiversidad están entrelazadas. Durante mi gestión como ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, bajo la presidencia de Juan Manuel Santos, abordamos el ajuste institucional y la formulación de políticas clave para dar cumplimento a los Compromisos adquiridos en el marco del Acuerdo de París, la Convención de Diversidad Biológica y el Acuerdo de Paz de 2016. Sin embargo, queda mucho trabajo por hacer, más aún, teniendo en cuenta los enormes desafíos generados por la pandemia de COVID 19.

Con el congresista Gregory Meeks al frente del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes de Estados Unidos y fuerte aliado de Colombia y de la comunidad afrocolombiana; además, con una mayoría demócrata en ambas cámaras del Congreso, el presidente Biden tiene la oportunidad de implementar una política exterior para América Latina y el Caribe que refleje la centralidad de las minorías raciales y étnicas en la región. Como lo demuestra el caso de Colombia, invertir en estas comunidades ofrece un medio eficaz para cumplir las promesas y llenar las expectativas de transformación de América Latina y el Caribe.

* Luis Gilberto Murillo fue ministro de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible de Colombia (2016-2018) y actualmente es un Martin Luther King Fellow en la Iniciativa de Soluciones Ambientales del MIT.

** Caroline White-Nockleby es investigadora afiliada de la Iniciativa de Soluciones Ambientales del MIT.