Mié. Dic 2, 2020

Latino News

Noticias de Hazleton y el mundo

Fundado el 20 de mayo de 2013

Crisis de expectativas

Una expectativa es una creencia centrada en el futuro que puede ser o no ser realista. Cuando existe alguna incertidumbre el ser humano suele crearse expectativas para mantener viva la esperanza y la fe en un sistema, en un liderazgo o en una persona en específico.

Un resultado diferente a la expectativa creada da lugar a la emoción de decepción. Si sucede algo que no se espera en absoluto, es una sorpresa. Una expectativa sobre el comportamiento o desempeño de otra persona, expresada a esa persona, puede tener la naturaleza de una solicitud fuerte o una orden; Este tipo de expectativa se llama norma social.

El presidente Luis Abinader llega en medio de un cúmulo de decepciones de una sociedad que había visto pasar dieciséis años ininterrumpidos de un partido político en el poder. Ese partido hizo muchas cosas positivas en sus gobiernos, pero su talón de Aquiles fue la corrupción.

Un pueblo mancillado y triste se lanzó a las calles exigiendo esclarecer unas fallidas elecciones que sumaron más indignación a un clamor que se venía gestando en el silencio de unas miradas que observaban desde la otra orilla el despilfarro del erario, pero que aguardaba el tiempo prudente para actuar porque en nuestro país “las cosas son hasta un día” y ese “ese día, es el menos pensado”.

Así las cosas Abinader llega al poder encarnando un discurso que atrajo vítores de una población enardecida que clamaba justicia en una plaza de la bandera atiborrada de una juventud que había decidido decir ¡basta! como una Mafalda cualquiera.

Con el encomio de desnudar la corrupción y encarcelar a quienes hayan despilfarrado el erario, logró convencer a una multitud enardecida que depositó en sus palabras estruendosas la fe perdida. Sin embargo se ha empezado a cernir en el ambiente situaciones de que de inmediato someten al crisol del escrutinio público sus promesas arengadas.

El principal de estos hechos está en la declaración jurada de bienes de los entrantes y salientes, en especial el de la Ministra de la Juventud que ha sido objeto de una pléyade de denuncias por parte de la periodista Nuria Piera porque, a su corta edad, exhibe un patrimonio que a todas luces llama la atención.

Nuria desnudó lo que no dijo, partiendo de lo que dijo y en la sociedad se alertaron las antenas porque, a raíz de las denuncias, no se han tomado decisiones que comulguen con las expectativas creadas lo que a su vez puede traducirse en una crisis de expectativas.

Este sábado un nuevo trabajo periodístico fue presentado por la misma periodista, pero, horas antes de que saliera el reportaje, se hizo circular un audio por las redes sociales en donde se escuchaba a la periodista dirigirse a ella y parte de su equipo de forma arrogante y profiriendo amenazas.

La directora de ética del gobierno solicitó a la Procuradora investigar las denuncias en la declaración jurada de la incumbente y se supone que si es objeto de investigación debería estar al menos suspendida mientras se determine alguna decisión pero tampoco ha sucedido.

La crisis de las expectativas se ha tendido como mortaja sobre el cielo oscurecido del nuevo gobierno no solo por el caso de la Ministra, sino por otros hechos que han provocado la indignación social.

Hasta el momento ha realizado importantes declaraciones al país tomando medidas que caen bien, pero lo que realmente se está esperando no lo ha hecho pues ha guardado silencio ante el cuestionamiento de la Ministra. Presidente las expectativas también entran en crisis.