Jue. Ene 28, 2021

Latino News

Noticias de Hazleton y el mundo

Fundado el 20 de mayo de 2013

Extranjeros en Puerto Rico: Votar o no votar

Por Lcda. Viviana Díaz Saviñón

Abogada de inmigración por más de 25 años en PR

Artículo de opinión

A partir del comentario publicado por un usuario en la red social Facebook, yo la Licenciada Viviana Díaz Saviñón reflexiono sobre el derecho al voto de los extranjeros.

“Amigo extranjero que habitas esta bella patria, si te gusta la estadidad, pídela para tu país, ¡aquí no vengas a joder!”, reza la publicación.

Contesto al controversial escrito con una interesante reflexión que delinea claramente el tema.

Mi voto es mi voz. No callaré porque haya personas que no lo entiendan.   ¿Hay plebiscito o habrá elecciones generales? 

Puerto Rico no me otorga el derecho al voto o a acudir a las urnas en un plebiscito para consulta de status. Me lo otorga Estados Unidos mediante el proceso de naturalización.

La naturalización es constitucional. Es una opción para un extranjero naturalizarse y adoptar como suya la ciudadanía estadounidense, que a su vez le da el derecho a votar, a elegir y a ser elegido. No es una gracia legislativa otorgada por el Congreso de E.E.U.U. mediante una ley que puede ser derogada. Es el mayor privilegio otorgado a un extranjero y está amparado en la Carta Magna de los Estados Unidos. 

Mi ciudadanía estadounidense tiene rango constitucional. Tan pronto me naturalizo, soy estadounidense porque elegí serlo libremente, sin imposiciones y sin reservas mentales ni con el propósito de evadir los deberes y los derechos que conlleva serlo. Como ciudadana estadounidense, me ampara la igual protección de las leyes.

Hay quienes optamos por no ir a consultas plebiscitarias sobre status, por respeto a la libre autodeterminación de los pueblos. Puerto Rico, debe decidir su destino como pueblo con el voto de su gente. 

Sin embargo, aquí vivo, aquí trabajo, aquí aporto, aquí tengo familia: hijos y sobrinos puertorriqueños, hijos del cañaveral, del Ay, ¡bendito! y del Lelolai. Pago impuestos y hago vida profesional y comunitaria con los puertorriqueños y con mis hermanos inmigrantes compartiendo sus pesares y sus alegrías construyendo un Puerto Rico mejor para todos.

Tengo derecho a votar y a decidir quien maneja y administra el patrimonio público y a quien le doy el privilegio mediante el voto de delinear con leyes el destino de esta y de futuras generaciones. Puedo y voy a expresarme en las urnas sobre quien administrará el gobierno de PR y el de San Juan, municipio donde resido.

Votar es mi derecho. 

Es mi privilegio. 

Es mi deber. 

Mi voto es mi voz. No callaré.