Dom. Mar 7, 2021

Latino News

Noticias de Hazleton y el mundo

Fundado el 20 de mayo de 2013

Narcotráfico y Política

Artículo de opinión

Por: Jhanel Ferreras**

El Ministerio Público y la Dirección Nacional de Control de Drogas, realizaron un allanamiento a la residencia, donde operaba coincidencialmente la oficia política del Alcalde de Santiago de los Caballeros, señor Abel Martínez.

De inmediato se activaron los comentarios en favor y en contra por tan impactante noticia. 
Sin embargo es necesario reiterar nuestra preocupación por el rol que juegan las redes sociales, como tribunales mediáticos en condenar o absorber con velocidad olímpica el desenlace que debería conocer un Juez por medio a un tribunal competente.

La captura de Pablo Escobar en Colombia, a principios de los años 90′, se realizó con una tecnología de triangulacion satelital, que para ese tiempo era tecnología de punta.

Hoy en 2021 el sistema de triangulacion y georeferencia, es una herramienta del altísima precisión que ayuda a los organismos sensitivos del hemisferio la ubicación de sujetos que riñen con la ley.

¿Es Abel Martínez el blanco de la investigación? 

Absolutamente no, por el momento el alcalde es un hombre honorable de la politica nacional, quien se perfila como posible candidato presidencial del 2024 o 2028.

El Contralmirante Cabrera Ulloa, ARD, actual presidente de la DNCD, es un oficial de alta graduación, académico y un profesional experto en la materia.

Él jamás se prestaría para utilizar los mecanismos de investigación de esa prestigiosa institución en cuestiones de persecución política y menos a un Alcalde que en la actualidad no representa ninguna amenaza real para el poder político vigente.

Lo que sí habría que investigar y responder las siguientes interrogantes
¿Los sujetos buscados por la justicia, tendrían acceso a la casa política de Abel Martínez?
¿Conocen a alguien de ese entorno? 

¿Porqué la triangulación referencial marcaba esa residencia?

¿Fue un error de ubicación de los individuos? 

¿Porqué supuestamente hay armas largas en una oficina política? 

Bueno, son muchas las interrognates, al final la población se queda confundida.

Es muy fácil para un narcotraficante refugiarse en la política, pues a la primera acción legal en su contra, lo tildan como persecución política.

Es más fácil evadir los hechos del pasado, con la excusa de campañas electorales del futuro.

Abel Martínez, es un caballero digno de admiración por todos los dominicanos, si hubo una ubicación en la zona donde él posee la oficina politica, más que alarmarse por la visita del Ministerio Público y la DNCD.

Su preocupación debería ser, ¿cerca de quienes estoy?
 ¿Y quienes visitan las cercanías de una honorable oficina de campaña política en tiempos de gobernanza? 

No creo que Abel Martínez, tenga ninguna vinculación con el narcotráfico, pero tampoco creo que el Contralmirante Cabrera Ulloa, sea capaz de perseguir a nadie por órdenes, ni temas políticos desde esa importantisima institución de control de drogas.

Los que mediáticamente acusan en favor o en contra, lo hacen bajo las emociones del momento, o peor aún, bajo la íntima convicción de tapar acciones ilícitas, con una ciencia tan profunda y noble como la política.

**El autor es catedrático y Político