Mar. Jun 15, 2021

Latino News

Noticias de Hazleton y el mundo

Fundado el 20 de mayo de 2013

Según el maco es la pedrá

Según el maco es la pedrá

El lunes 30 de noviembre el país amaneció positivamente conturbado porque se produjeron las detenciones en allanamientos y apresamientos nocturnos de unas diez personas en una operación conocida como “anti-pulpo” de la cual el Presidente Abinader dijo no saber y a mi juicio eso es un error.

El Procurador General de la República es un Ministro encargado de liderar la persecución de la corrupción, de hecho en otros países le llaman Ministro de Justicia.

Aunque se hable de una Justicia independiente, si quien la administra es un Ministro, el Presidente debe estar al tanto de ello pues se trata de una independencia funcional y jurisdiccional, ajena a la intervención política, pero no al Gobierno del que es parte, ni a la política pública general de éste.

De alguna manera la justicia ha sido independiente, solo que se vio afectada por la permanencia en el poder de un partido político por 16 años ininterrumpidos cosa que no se vivía en el país desde los famosos 12 años de Balaguer.

Tanto el apresamiento de los implicados como la audiencia de medidas de coerción, se constituyó en un circo romano cuya presión ningún Juez puede soportar.

No hay derecho que sobreviva a la presión mediática y de las redes sociales puesto que la primera víctima es la Justicia. El Juez penal actuó como Salomón concedió el mínimo a las turbas y garantizó el máximo posible a los imputados para que en tres meses las aguas se calmen y otro magistrado pueda actuar con un ambiente más sosegado: Sus decisiones de imponer tres meses a la mayoría en diversas categorías de restricciones, fue adecuada, si no hace eso, le linchan moralmente.

En la democracia moderna no existe la condena por aclamación, pero lo cierto es que, son frecuentes: Los medios condenan a justos y pecadores y cuando en calma la Justicia se pronuncia, es imposible borrar las manchas de las redes y de la conciencia pública. Hay, además, toda suerte de charlatanes que usan la denuncia por los medios, como mecanismo de chantaje.

En base el morbo vendido por las redes y los medios de comunicación y el expediente de unas 267 páginas se suponía que las penas de medidas de coerción serían mucho más severas, sin embargo el juez termina dictaminando tres meses a todo el mundo, algunos los envió a la cárcel y a otros a sus casas, esto sembró cierta decepción en la población por aquello del refrán de que “según el maco es la pedrá”.

Lo que sucede es que en una Justicia propia de un Estado de derecho, esta debe sujetarse al debido proceso, de lo contrario, no es Justicia.

Al ver el show que se cernía en torno a este caso el Presidente intentó enviar una señal de equilibrio, mesura y sobriedad con una carta publicada en la red social twiter, pero ya era tarde, porque el peso de las redes ha provocado que tengamos una democracia de audiencia y en la historia política moderna ninguna democracia de audiencia ha concluido bien puesto que en ellas el ejecutivo pierde el control de los acontecimientos y el protagonismo lo asumen las redes como estamos viendo y eso no debe permitirlo ningún Presidente.

El pueblo pide sangre y no le satisfizo del todo las sentencias sobre todo porque aquí no ocurrió el refrán pues para la magnitud del maco la pedrá fue benigna.