Jue. Sep 2, 2021

Latino News

Noticias de Hazleton y el mundo

Fundado el 20 de mayo de 2013

Si siguen apretando la tuerca

Si siguen apretando la tuerca

La década de los ochenta, aunque fue llamada por los economistas como la década perdida por las múltiples crisis que se generaron en toda América Latina donde ninguna economía creció, representó el florecimiento y auge de los movimientos sociales.

Las crisis hicieron surgir diferentes modos de expresar la frustración de la sociedad, muchos a través de las huelgas y otros a través de su música, de ahí que muchas orquestas de merengue hicieran de su arte una expresión de denuncia que conectaba con el sentir de la sociedad.

He pensado que la República Dominicana, pese al avance que se observa en el país, todavía adolece de los mismos males y por eso los merengues y el canto social de los ochenta permanece tan vigente que, con facilidad, pudieran retomarse sin variar sus letras y perfectamente se aplican a la realidad que estamos viviendo hoy.

Uno de esos merengues que recuerdo ahora es “Si siguen apretando la tuerca” que interpretó Fernando Villalona que, hasta donde tengo entendido, es de la autoría de don Luis Kalaf. Traigo ese merengue a colación porque en él se hace una advertencia al Gobierno de Antonio Guzmán Fernández cuyo eslogan de campaña era muy parecido al del Gobierno actual “El cambio sin violencia”.

Guzmán proponía el cambio sin violencia por lo que había representado el Gobierno de doce años de Joaquín Balaguer, un período tan extenso como la agonía en el que se vivió todo tipo de vejaciones a los derechos humanos, a pesar de que también había sugerido en su eslogan de campaña “Una revolución sin sangre”, por el papel que había jugado en la tiranía de Trujillo.

Guzmán recibe un país en crisis y una población hastiada y harta de lo mismo, por eso creyeron en su “cambio sin violencia”, por eso el merengue citado decía “a mí me gusta el cambio, cambio sin violencia, pero cuidadito si aprietan la tuerca”.

Y otra estrofa decía “dicen los choferes en cualquier esquina, que por Dios le bajen esa gasolina” y el coro que decía “si siguen apretando la tuerca se puede mover la rosca, si siguen apretando la tuerca se puede dañar la cosa”.

Con música se le advirtió lo que ocho años después sucedió: la gente volvió a lo mismo que rechazó.

La advertencia se la hago especialmente después de observar la imprudencia cometida por los regidos del ayuntamiento de Santo Domingo Este quienes se aumentaron en 22 mil pesos los viáticos.

No se conforman con ser los regidores mejor pagados del país por encima de los del Distrito Nacional y Santiago, que cobran entre cien y ciento veinte mil pesos, mientras ellos cobran 220 mil pesos, más 25 mil pesos de combustibles y al sumarle estos 22 mil pesos de viáticos ascienden a 265 mil pesos mensuales.

El mandato del PRM como partido ha sido el de la prudencia, ahorro y austeridad en medio de la pandemia, pero existen funcionarios que parecieran no enterarse. En vez de concentrarse en buscar solución al problema de la basura lo que están pensando es en beneficios personales. Santo Domingo Este está bajo la lupa por el abandono que exhibe ese Municipio y la deficiencia en la recogida de la basura, pero tal parece que eso a ellos no les importa.

El momento en que estamos amerita de mucha prudencia y actuar con toda la cautela y transparencia posible evitando acciones que la sociedad rechazó de los anteriores porque la Plaza de la Bandera sigue ahí siempre imponente.

(Visited 6 times, 1 visits today)